+34 917 55 56 09 / 661 63 97 73 info@opentalk.es

Siguiendo nuestra ruta del vino nos dirigimos hacia Aranda del Duero, recomendado pasar por Roa, ya en Burgos. Conocido por ser el lugar en que fue ajusticiado el héroe de la Guerra de la Independencia Juan Martín Díez, “El Empecinado”, o en el que el Cardenal Cisneros encontró la muerte cuando salía al encuentro de Carlos I de España. Esta localidad posee algunos monumentos dignos de ver, como la ex Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVI), no hay que dejar atrás los montes que rodean la carretera. 

Y por ultimo, Aranda del Duero. La mayor de las poblaciones de la Ribera del Duero en la provincia de Burgos. Más de 32.000 habitantes que viven a la orilla del río Duero. Ciudad de negocios e industrial que no ha perdido el encanto de otras épocas en su casco histórico. Es imprescindible visitar sus monumentos más emblemáticos, como la fachada de la iglesia de Santa María o la de San Juan, el Palacio de los Berdugo o el puente medieval de las Tenerías. Históricamente es conocida por haberse celebrado en 1473 el Concilio de Aranda, También por el Plano de Aranda, realizado en 1503, siendo el mapa urbano más antiguo de España y el documento cartográfico más antiguo del Archivo General de Simancas, en el cual se basaron para el desarrollo de las ciudades del Nuevo Mundo recién descubierto por la Corona de Castilla 

Y como no, uno no se puede ir sin tomar el famoso lechazo asado, la morcilla de Aranda  destacando los restaurantes El Lagar de Isilla, El Pastor o El Ciprés y si prefires tomar menu casero Casa Sancho.  

Y en dos horas por la A1 de vuelta a Madrid.